viernes, noviembre 9

De la Rúa participó del cacerolazo en el 8N pero no fue reconocido



El ex Presidente argentino, quien renunciara después de que el país llegara a tasas de desempleo del 27% y 56% de pobreza, se hizo presente en el Obelisco porteño en medio de la multitud.
Lo curioso es que concurrió con una boina, un sobretodo, una pipa encendida y una olla de acero inoxidable, combinación que lo hizo irreconocible frente a la gran cantidad de personas.
Según el testimonio de Rosa Bustamante, Asistente del Control de Monitoreo del Ministerio de Seguridad de la Nación, el depuesto Presidente entonó varias canciones de protesta y golpeó varias veces su utensillo de cocina al grito de “que se vayan todos”. Incluso, en un momento, el ex primer mandatario tropezó y tras caérsele la boina se tapó la cara con la parte superior de su camisa y poco antes de asfixiarse volvió a colocársela para no ser reconocido.
Según explicó telefónicamente Mauricio Seinaeve, allegado a la figura, en los últimos meses el Doctor Fernando De la Rúa venía sufriendo severas pesadillas y episodios depresivos por lo que “necesitaba un nuevo escenario que proyecte ante otras figuras políticas las angustias que tuvo que sufrir”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Merci pour la critique sensée sur diario2011.blogspot.ru. Moi et mon voisin ont été simplement prépare à faire quelques recherches à ce sujet. Nous avons eu un prendre un livre dans notre bibliothèque locale, mais je pense que j'ai appris plus de ce poste. Je suis très heureux de voir ces informations étant très partagés librement là-bas.